Asociación Uruguaya de SCRABBLE

Principal Anterior Portada Comentarios
Prensa

 

Datos del Juego
Reglas de juego
Actividades
Curiosidades
Organización
Nuestro Idioma
Ayudas al Juego
Campeonatos
Casos y Cuentos
Links

 

 Buscar en DRAE



Esto es lo que han publicado sobre nuestras actividades:

   
 

 

Revista "PAULA" del diario "EL PAIS" del més de Abril de 2007
-

CIVIA HOZBERG
Es la presidenta de la Asocia-
ción  Uruguaya  de  Scrabble
(A.U.S.). "Somos alrededor- de
veinte personas que sentimos
pasión por el Scrabble, por lo
cual nos gusta promoverlo, en-
señarlo y, por supuesto, jugar-
lo",  deja  claro  Hozberg.  La
A.U.S. fue fundada en 1996 a
impulsos de Norma Fajo, una
fanática de este juego que tiene
mucho que ver con el vocabula-
rio, la estrategia y la suerte, y en
el que pueden participar entre
dos y cuatro jugadores. Según
ello, "las letras no son ni bue-
nas ni malas, todo depende de
como vengan barajadas". El
Scrabble se practica en más de
cien países y en decenas de
idiomas, y se estima que en el
mundo se llevan vendidas unas
100 millones de copias de este
juego. Los fanáticos uruguayos
se reúnen los miércoles de 18 a
22.30, en el salón de té del Club

Brasilero (18 de Julio 994, segundo piso). "A mí me gusta porque me
abstraigo del mundo por completo, es como leer un buen libro. Me
deja funcionando las neuronas. También e juega a través de Internet,
pero yo prefiero el cara a cara", resume la presidenta, que considera
al Scrabble "el defensor número uno del idioma español"

 

 

Sábado 22 de enero de 2000.-

Revista Sábados Show- Diario "El País"

¿Quién sabía que existía unaAsociación de Scrabble® del Uruguay?

Gerda...muy concentrada...

Para jugar al Scrabble® se necesita suerte a la hora de extraer las fichas, táctica para sacarle más provecho a las palabras en el tablero y conocimiento del idioma español para tener mayor repertorio. Scrabble® en inglés significa escarbar; a los efectos del juego, la idea se aplica a la acción de escarbar en la bolsita, escarbar en la memoria buscando la palabra apropiada en determinado momento.

Para definir este juego de mesa se podría decir que es como "un ajedrez con letras. Son palabras cruzadas, pero la estrategia que tenés que aplicar se asemeja un poco al ajedrez", explicó Aracel Villafán, una aficionada que dedica horas de su tiempo a encontrar nuevas palabras. Pero este afán por conocer más sobre el español no le pasa sólo a ella. Todos los que han elegido este hobbie tienen una continua obsesión por aprender nuevas palabras para aplicar en el juego. Un jugador de Scrabble® siempre anda con un diccionario bajo el brazo o por lo menos una libretita para tomar nota y cuando llegue al lugar donde está el diccionario, sacarse las dudas. "Vivís haciendo listas de palabras que empiezan con "i", listas de palabras que terminan con r, verbos con "oir", asegura Carlos Pastor, otro de los aficionados.

Todos quienes alguna vez solían jugar al Scrabble® o encuentran en el juego un pasatiempo interesante y apasionante, tienen desde hace unos años un lugar donde reunirse con otros amantes del Scrabble® y pasar un buen rato. La Asociación Uruguaya de Scrabble® se reúne los miércoles de 17 a 22 horas en el Club Brasilero en la Avda. 18 de Julio 994 2º piso. Allí muchas personas comparten esa pasión por esta especie de palabras cruzadas con fichas y tablero.

REGLAS DEL JUEGO El juego se rige por el diccionario de la Real Academia Española en su última edición (21ª.). Todo lo que está ahí vale, lo que no está ahí no vale. También se toman como correctos los verbos conjugados, los sustantivos en plural y los nombres de las letras del alfabeto español y griego. La Asociación Uruguaya decidió validar además el "voceo" palabra que se encuentra en el diccionario y que define una modalidad de hablar en algunos países. Las reglas del juego indican que el jugador contrario puede impugnar la palabra expuesta en el tablero si le parece que está mal. En estos casos el juez es el diccionario que siempre debe estar presente para resolver problemas y terminar con discusiones. "A veces la geste en un poco tímida para impugnar, nosotros los alentamos a que lo hagan porque es la vía para aprender. Porque cuando tu vas a consultar esa palabra que ponés en duda no sólo ves esa sino que ves dos antes y dos después y son palabras que incorporás a tu repertorio", comentó Carlos Pastor.

Este juego lo inventó un arquitecto norteamericano en el año 31, en la época de la gran depresión buscando otros horizontes laborales. No era un gran empresario y no tuvo mucho éxito desde el punto de vista comercial. Lo siguió perfeccionando hasta patentarlo 17 años más tarde. Actualmente está en 32 idiomas, se vende en más de 120 países, existe una versión braille y una versión para computadora donde puede jugar uno aquí y otro en España. Además el Scrabble® se ha insertado en el sistema educativo de muchos países como Inglaterra y Méjico donde se practica en los liceos.

El 27 y 28 de noviembre tuvo lugar en Venezuela el Tercer Campeonato Internacional de Scrabble® en lengua española. Participaron más de 30 jugadores de 14 países latinoamericanos. Luego de un proceso de selección, Carlos Pastor, Araceli Villafán, Omar Montes de Oca y Hugo Gaudín viajaron a Caracas a ocupar los puestos en nombre de Uruguay. La ganadora del campeonato fue la argentina Amanda Gauna.

Carolina Villamonte

 

Sábado 11 de noviembre de 1999.-

Semanario "El Observador"

Miradaslogcontra.GIF (1322 bytes)Urbanas                                                                Palabras pensadas

Es dudoso que la Corte Electoral acepte la excusa, pero hay cuatro que no votarán el 28
porque estarán en Caracas, en el III Campeonato de Scrabble
®

Por Andrés Alsina

Foto: A. Ferrari

Carlos, Omar, Hugo y Araceli

En eso de las palabras cruzadas sobre un tablero hay que tener estrategia, léxico y suerte para combinar las siete letras recibidas en relación a otra palabra ya formada sobre el mundo que hacen 225 casilleros. Con esos principios se viene jugando desde hace mucho. En los años duros, cuando era mejor quedarse en casa, fue cuando más aficionados recogió esta lucha entre lo deseable y lo posible en el campo de batalla del léxico, y esa generación es hoy la protagonista de una movida que abarca literalmente a todas las edades.
El de ellos es el mundo que se rige por las reglas de lo lúdico, mas sin los ribetes dramáticos que le revelara Dostoievski en El jugador. No pierden más que tiempo y, a juzgar por su felicidad, en verdad lo ganan en esas partidas que duran a veces una hora, y que ellos quisieran extender. En verdad sueñan con un tablero infinito que se entronque con la vida cotidiana, y en el que, por ejemplo, sea necesario poder formar la palabra leche (la “ch” no se puede formar sino que tiene que ser la única que viene en las 98 letras del juego o uno de los dos comodines) para poder comprarla en el almacén.
Pero esos son los sueños ocultos. En verdad se rigen por reglas muy claras, internacionalizadas por el fabricante y el distribuidor del juego, y que la práctica va puliendo. Ellos convocaron hace dos años por avisos a quienes estuvieran interesados en el juego, y se presentaron seis. Allí supieron que era por el primer torneo de habla hispana que se haría en Madrid, compitieron entre ellos y fue Julio Echenique a pelear por el primer premio de un millón de pesetas, que al final se llevó un catalán. Al año siguiente estuvieron en México y este año los invitados orientales por los organizadores son cuatro: Araceli Villafán, Carlos Pastor, Hugo Gaudín y Omar Montes De Oca. Ellos pelearán por un premio, cuyo monto no saben, con un entusiasmo loco.
Atrás de ellos está la organización que se fue gestando al impulso de estos torneos internacionales, y que tiene su sede oficial en la casa de Río Negro, en Canelones casi Bulevar Artigas. Allí es posible encontrarlos a los 30 devotos y a entre 30 y 50 más que van y vienen, los jueves de 20 a 23, los lunes de 15 a 20 por los que prefieren recogerse a la oración y evitar las horas frías, y en cualquier otra oportunidad que habilite la posibilidad. Así, algunos sábados recalan en el Club de Pescadores Montevideo, con la excusa de un asado entre tableros, o simplemente en casas particulares. No son reuniones dietéticas, cabe reconocer: esto del léxico engorda, pues es acompañado de tortas y hasta algún whiskicito para entonar a quien carece de vocales en su atril.
Entre toda esa gente ya han formado dos niveles de competencia, en los que los promedios trimestrales suben y bajan a dos por año, y un tercero para quien prefiere no competir. Todo el que quiera jugar es bienvenido y si no compite no necesita siquiera pagar la cuota. “Pero esto atrapa rápidamente”, previenen los viciosos.
Los entusiastas por razones particulares deben saber algunas reglas establecidas que ayudan a dirimir eternas discusiones. Para jugar se dispone de la eternidad de dos minutos o 25 para todo el partido, y las palabras que valen son las que están en el honorable Diccionario de la Real Academia Española, DRAE, 21ª edición, Madrid 1992. Hay una edición especial del diccionario Larousse para el Scrabble®, pero es recusado por la gente seria, y el gran argumento a favor es que el juego tiene un alto contenido didáctico. De hecho, estos grandes jugadores utilizan palabras que no saben qué significan, sólo en la certeza de que están bendecidas por el DRAE, como fo. Tienen listas completas de todas las palabras de tres letras que se pueden usar, y allí hay muchas sorpresas, como “allu”, “api”, “mie”, “pche”. Sea.

 

Lista de Socios Dijo la Prensa

  izq Organización  

 

Asociación Uruguaya de Scrabble®